Atravesando todo limite

Ana Dora Mourin y su hermano José Luis Mourin asistían al colegio primario Alma Fuerte de Munro a principios de la década de los 70´s. Fue desde esa época que cosecharon amistades que durarían hasta mucho tiempo después. Luis, dueño de un carácter bastante particular, un tanto reservado según cuentan. Gustaba de la lectura de variopinta índole literaria. Libros de Carl Sagan, un afamado divulgador de la investigación espacial, así como también de libros religiosos tales como La biblia y el Bhagavad Gita ( fragmento de un libro mayor, el Majabhárata, que recoge las doctrinas Hinduistas y que data posiblemente del siglo III A.C) eran solo algunos ejemplos de la diversidad de sus intereses que dieron lugar al desarrollo del encuentro con su Ser en si mismo, con hambre de conocer más allá de lo que el vulgo pretende.
Fue a finales de los 80´s que las inquietudes personales de Luis lo llevaron a viajar primero a San Luis. Lugar que decidió visitar por una cuestión de búsqueda espiritual. Evocando si se quiere la figura de los paisajes bíblicos. Pero volvió al poco tiempo por ser este lugar muy visitado por turistas comunes. Pero Luis no demoró en retomar su búsqueda por otros lugares más prometedores.
Semanas después las páginas de los diarios mostraban una noticia abrumadora… “buscan a joven estudiante extraviado en Catamarca” …” habría viajado en micro hasta la provincia… vestía remera ,pantalón jean azul y zapatillas. Sus únicas poseciones: un morral y algunos libros, presuntamente algunas biblias entre otros volúmenes”.
Las búsquedas incansables por parte de su hermana Ana Dora y sus íntimos amigos no rindieron frutos. Llegando ellos a pensar que, José Luis Mourin, simplemente se esfumó, desapareció.
Pero… a través de los años. Aún perdura una profunda muestra de amor, llena de significado y entendimiento…es una canción llamada “ atravesando todo límite”. La letra que hemos colocado al principio fue escrita por su hermana Ana Dora Mourin junto con su esposo Ricardo Iorio.
Desde elespanto.com.ar nos hemos tomado el atrevimiento de recordarlo. A pesar de no ser testigos de aquellos sucesos. Pretendemos, humildemente, darle remembranza de alguna manera a todos aquellos seres que, como Luis, no se conforman con lo que la Tv y los diarios divulgan como algo verdadero y que, vistos ante esa inconformidad, van en búsqueda del significado genuino de la existencia.
A continuación. La famosa canción de Hermética que refleja los sucedido.

A las montañas del noroeste Argentino
te dirigiste hermano,
dejando grabado por siempre
en mi corazón aquel fuerte abrazo.

Donde mostraste tu íntima conciencia
de guerrero impecable
que marcha firme a cumplir su destino
sin nada a nadie deber.

Pasó el tiempo y sin saber nada de vos,
corrimos a buscarte.
Soñé con verte libre a la luz del sol
y sé que lo lograste.

Más sólo fueron testigos esas inmensidades.
Historia triste fue vernos vencidos
y sin hallarte volver,
tener que volver.

A enfrentar caras de gente que no entiende
y que con burlas justifican su ignorancia,
olvidando que la pesadilla
suele hacerse realidad, y ahí que pasa?
Qué es lo que pasa?

Que el viento lleve esta canción a tus oídos
salvando distancias,
y que en tu estrella observes que aun sigo de pie.
Es mi esperanza.

Sigo intentando andar el camino
para el cual me formaste.
Y aunque sin vos se ha tornado muy duro,
no me dejaré vencer.
No te fallaré!

Es mi egoísmo el que se rebela a perderte
y mi alma a no saber cuál fue tu suerte
Hermano mio solo resta decirte
que jamas te olvidaré.
Tenlo presente..

Deja un comentario